Experiencias Serie X

Retratos de Lovegrove en España con Fujifilm X

Mi primera cámara de la serie X fue la X100 que compré en junio de 2011. Aquella pequeña X100 fue la cámara que salvó mi carrera. Tras varios años fotografiando con aburridas cámaras réflex, acabé cansado y desmotivado. La magia de la X100 me rescató y revitalizó mi pasión por la fotografía. Un año después, en mayo de 2012, y con el lanzamiento de la X-Pro1, me pasé para siempre a la serie Fujifilm X, dejando atrás mis cámaras réflex Canon. Para otoño de aquel año, ya había vendido todo mi equipo Canon y estaba entregado. Comencé con objetivos de 18, 35 y 60 mm. Era todo lo que necesitaba para ponerme en marcha.

Renové mi inspiración gracias a la luz, las texturas y la calidez del sur de España. Particularmente, me encantan los edificios abandonados que se desmoronan majestuosamente en el paisaje. El intenso aroma del tomillo mientras atravieso la maleza en busca de viejas casas de campo reaviva mi amor por los grandes espacios abiertos. El zumbido incesante de los insectos en sus quehaceres diarios y las cigarras nocturnas me hacen recordar que estoy en un lugar exótico. Todos los años regreso a España para recargar las pilas creativas. Suelo llevar a cabo talleres de retratos y también enseño las figuras de la fotografía paisajística.

Fujifilm X-Pro1 • XF 35 mm • ISO 200 • 1/125 s • f/8

Esta foto de Natalia es de mi primer viaje a España con la Fujifilm X-Pro1. Disparar allí con flash remoto fue coser y cantar. Esta imagen utiliza un par de Speedlights SB900 de Nikon en un soporte Gemini con un pequeño paraguas de plata. Activé las Speedlights con un sencillo disparador de radio que compré en eBay por 15 €. Por suerte, compré 8 conjuntos por 100 € para que los alumnos de mi taller dispusieran de un disparador. Actualmente, utilizo el sistema Cactus (bastante más caro, pero especializado), con el que dispongo de total control remoto de la alimentación y zoom en el cabezal del flash. Están apareciendo muchos sistemas dedicados con disparador de radio para las cámaras Fujifilm con funcionalidad total HSS y TTL. Actualmente utilizo el sistema Godox.

Fujifilm X-Pro1 • XF 60 mm • ISO 200 • 1/500 s • f/2,8

Este hueco entre las hileras de árboles de una base militar abandonada de cerca de Cartagena (España) era perfecto para disparar. Coloqué un pequeño reflector en el suelo frente a Liv para conseguir algo de luz por debajo de su sombrero. El fondo se ve espectacular con el objetivo XF 60 mm a f/2.8. Es tan sencillo como evocador, al igual que un buen cuadro impresionista. Es más, con el objetivo de 60 mm consigue muchísima claridad en los bordes, incluso estando totalmente abierto.

Fujifilm X-Pro1 • XF 60 mm • ISO 400 • 1/250 s • f/2,8

Este paisaje es típico de la vegetación que suele verse en algunas de mis ubicaciones favoritas. Uso Google Earth para detectarla y encontrar carreteras que me permitan llegar a cada zona. Iluminé a Natalia con un reflector plateado desde la posición de la cámara.

Fujifilm X-Pro1 • XF 60 mm • ISO 400 • 1/1000 s • f/4

Cuando reparé en esta pared por primera vez, todavía estaba a la sombra, pero a punto de recibir los rayos del sol a través de un grande y viejo olivo. Le sugerí al grupo que tomáramos imágenes en el interior del edificio unos diez minutos y volviéramos luego. Al regresar, pudimos aprovechar una encantadora luz moteada para trabajar. Orienté la nariz de Natalia hacia el sol y le pedí que cerrara los ojos. Se puede ver lo bien definidas que tiene las mejillas. Cabe destacar que la luz solar tiene una variación angular de 15° por hora. Recuerdo el ángulo de mi escuadra de 30º de mi época escolar. Me resulta sencillo predecir la posición que tendrá el sol cada hora cuando tomo imágenes en algún escenario.

Fujifilm X-Pro1 • XF 60 mm • ISO 200 • 1/550 s • f/2,8

El contraste de los ojos de Natalia, junto a su expresión pensativa y sus carnosos y suaves labios, captó mi atención. Me encanta que tenga el pelo enredado y el vestido arrugado, como si el espectador fuera a descartar estos elementos debido a su poca importancia.

La compresión de la perspectiva desde el objetivo de 60 mm es maravillosa y ayuda a simplificar el fondo. Tomé este retrato con mi X-Pro1 en modo Prioridad de Abertura, con +1 paso de compensación de la exposición. Aunque suelo trabajar en modo Manual, en ocasiones dejo que la cámara haga parte del trabajo por mí.

En 2012, incorporé a mi equipo los objetivos zoom de 18-55 mm y 55-200 mm. Desde 1984, año en el que comencé mi carrera, no me había sentido tan satisfecho con mis fotografías. En 2013 organicé un taller en la isla española de Fuerteventura. A mis talleres vienen fotógrafos entusiastas y profesionales de todos los rincones del planeta. Casi todos ellos son usuarios de la serie Fujifilm X o han empezado a serlo antes de la finalización del taller. Les enseño a apreciar los beneficios creativos que posee un sistema sin espejo en la fotografía de retratos. El avance más importante en el mundo de la fotografía del que he podido ser testigo es poder ver la imagen que voy a tomar antes de presionar el botón.

Fujifilm X-Pro1 • XF 18-55 mm • 23 mm • ISO 200 • 1/125 s • f/6.4

Puede que esta sea una de mis imágenes más distintivas. Realicé un diseño para la fotografía “Ángel en el paisaje” y mi amiga, la diseñadora Lisa Keating, lo preparó en chifón de seda. Carla Monaco lo lució espectacularmente en las dunas de arena cercanas a Corralejo, Fuerteventura.

Elegí una zona arenosa donde, a pesar de estar mirando hacia el sol, el horizonte no fuera visible debido a una perspectiva inferior. Carla tuvo que caminar un largo trecho por la zona trasera de la imagen para evitar dejar huellas en la arena del primer plano. Iluminé a Carla con un reflector de plato hondo sobre una unidad flash Elinchrom Quadra alimentada con una batería de 400 W. El flash estaba por encima y ligeramente a la izquierda de la cámara. Se puede ver la dirección de la luz en la sombra que hay debajo de la barbilla de Carla. El flash estaba a toda potencia y eso me permitió encontrar el equilibrio perfecto. Las sombras en primer plano de la arena provienen de la luz directa del sol. Se puede ver el efecto del sol en la parte superior de su cabeza y en sus hombros. En posproducción, mantuve un aspecto tranquilo y una paleta de colores sutil.

Fujifilm X-Pro1 • XF 18-55 mm • 19 mm • ISO 200 • 1/125 s • f/7.1

Fotografié a Carla junto a una estación de alimentación de camellos abandonada en Fuerteventura. Opté por un ángulo en contrapicado para enfrentarla al cielo. Al tomar imágenes a plena luz del día, suelo pedirles a mis modelos o clientes que lleven gafas de sol. De esta forma puedo aprovechar al máximo la nítida y firme luz solar.

Fujifilm X-Pro1 • XF 18 mm • ISO 200 • 1/125 s • f/10

Utilicé la luz de sol que había sobre Carla como contraluz para su imagen. Se puede apreciar la sombra claramente en la esquina inferior izquierda del primer plano. La luz fundamental era una Elinchrom Quadra a un cuarto de potencia sobre una jirafa, justo por encima del encuadre y enfrente de Carla. Utilicé el brazo de la jirafa para poder mantener la luz fuera de plano a la izquierda de la cámara. La sombra del flash Quadra es la que está frente a la puerta. Suelo utilizar esta iluminación de dos puntos cuando fotografío moda.

Para conmemorar 5 maravillosos años en la fotografía de retratos en exclusiva con las cámaras de la serie Fujifilm X, he producido un par de libros. Uno se llama «Retratos» y es un manual donde explico todos los aspectos del proceso de la fotografía de retratos: El otro libro es una guía para usar y elegir cámaras y objetivos de la serie Fujifilm X.

Fujifilm X-T1 • XF 56 mm • ISO 500 • 1/180 s • f/2.2

La Fujifilm X-T1 era la cámara más sofisticada de la línea Fujifilm en el momento de tomar esta imagen. Disponía de todas las funciones y del rendimiento que necesitábamos, convirtiéndose en una de las más reconocidas de la compañía para muchos fotógrafos profesionales de retratos y bodas. Finalmente, la X-T2 siguió la línea marcada por la X-T1.

Fotografié este encuadre de Mischkah en una casa de campo abandonada española y, para iluminarla, quise aprovechar la nítida y contundente luz del sol. La coloqué ante el portal de un modo algo poco convencional. La luz venía desde atrás e iluminaba el contorno de sus piernas de una manera preciosa. Le pedí a Mischkah que mirara hacia abajo y a la izquierda hasta que la luz de su cara también fuera la adecuada. Elegí una velocidad de obturación de 1/180 de segundo y tuve mucho cuidado con el movimiento de la cámara. Con 5 clics en la rueda, cerré la abertura que estaba totalmente abierta para conferir a la imagen algo de profundidad de campo y ajusté la exposición con el dial ISO.

Fujifilm X-T1 • XF 90 mm • ISO 400 • 1/250 s • f/2

Para esta imagen de Mischkah utilicé la ventana como luz de retroceso para iluminar su contorno, dejando que el resto de su cuerpo se perdiera en la sombra. El objetivo de 90 mm sí que dispone de un rango de enfoque mínimo y, por ello, me encanta hacer retratos con él.

Fujifilm X-T1 • XF 56 mm • ISO 250 • 1/125 s • f/3.2

Coloqué a Mischkah cerca de la entrada de esta casa de campo abandonada española para conseguir, al exponerla correctamente, que la imagen tuviera un fondo oscuro. La diferencia de exposición entre el primer plano y el fondo es menor cuanto más al fondo se coloque a la persona en una habitación. Barrí un poco el suelo para que Mischkah pudiera estar descalza y esparcí unas cuantas piedras para añadir realismo. El ángulo contrapicado junto al movimiento del vestido da a la imagen una encantadora calidad dinámica.

Fujifilm X-T1 • XF 56 mm • ISO 200 • 1/1000 s • f/1.2

En esta foto, disparé orientándome hacia el sol. El sol llegaba a través de un árbol y le daba un bonito efecto moteado a la luz que caía sobre Mischkah. El fondo es un campo de paja iluminado por el sol y he dejado que se funda en blanco porque quería que Mischkah tuviera un brillo muy vivaz. Dejé que su hombro también quedara blanqueado. Si hubiera querido recuperar el detalle en posproducción, la imagen habría sido falsa, plana y aburrida. Nota: Le pedí a Mischkah que se apoyara sobre la pared y cruzara las piernas. El viento venía desde detrás de mí y soplaba grácilmente por su pelo.

Fujifilm X-T1 • XF 16 mm • ISO 200 • 1/1000 s • f/8

 En la soleada España se disfruta de un cielo azul casi todo el año. Compré este vestido amarillo en el Reino Unido para este tipo de imágenes y le pedí a Mischkah que fuera la vela de un yate imaginario. El contraste de color funciona muy bien en esta imagen.

Ahora ha llegado el momento de dar el siguiente paso. Acabo de invertir en la fantástica Fujifilm GFX50s con los objetivos 32-64 mm y 110 mm. La GFX establece un concepto más lento y considerado a la hora de tomar imágenes y estoy encantado con el cambio. Uso un trípode para casi todo y estoy satisfecho con ello.

Mis viajes con la Fujifilm GFX50s están bien documentados en mi blog:

A modo de inspiración, he publicado unas galerías en Internet con más de 1000 retratos y fotografías de mis viajes tomadas con el sistema Fujifilm X. Están disponibles aquí.

Mis talleres y aventuras se pueden ver aquí.

Acerca de Damien Lovegrove

 

Damien Lovegrove es un fotógrafo de retratos de fama mundial y embajador de Fujifilm en el Reino Unido. Ha sido camarógrafo de televisión, fotógrafo comercial, fotógrafo de bodas y retratos, y ahora es escritor, columnista, profesor, motivador y artista. Llegó a la BBC con 19 años y estuvo preparándose durante tres años como camarógrafo, se formó como Director de Iluminación y abandonó la BBC en 1998 para convertirse en fotógrafo a tiempo completo.

«Me inspira la belleza y, tras madurar como fotógrafo, he aprendido a verla en todos y en todo cuanto me rodea. El secreto de realizar fotografías consistentemente buenas es conservar la inspiración y ser un apasionado de la fotografía. La inspiración alimenta el aprendizaje de nuevas técnicas y la pasión genera la motivación necesaria para practicar continuamente».

Deja un comentario